"El camino a la Paz no se construye con la ausencia de conflictos, sino con las personas que saben enfrentarlos con armonìa, conociendo sus derechos y respetando los ajenos"
Adriana Helena

sábado, 31 de mayo de 2014

EL RETORNO

EL RETORNO
( Por el derecho a una sana convivencia)

Andrea desde siempre fue una gran coleccionista. Primero coleccionó  papelitos de colores, después figuritas, más tarden  vinchas y colitas.
Lo interesante  es que ella  no sólo junta objetos,  sino que los clasifica y les fabrica los recipientes  donde los va a alojar.
Comenzando tercer grado desarrolló gran pasión por el mundo de las palabras y se fascinó escribiendo.
 Esta fue la razón que la llevó a coleccionar palabras y frases," pero no cualquier palabra o frase", sino sólo aquéllas que le pegaban fuerte en el corazón para arrancarle una sonrisa o entristecerla. Esas que a veces la alegraban y otras lamentablemente  la entristecían.
Como siempre preparó los contenedores para guardar sus nuevos tesoros y para ello forró dos cajas: Una de color rosa a la que le dibujó una gran sonrisa para guardar las palabras "Agradables" y otra de color negra a  la que no le dibujó nada para guardar las palabras "Desagradables".

Cuando  una persona   le regalaba una palabra que le hacía brincar el corazón de alegría  la retenía en su mente y al llegar a su casa la escribía en un trocito de papel blanco,  al pie del mismo ponía  el nombre de quien lo había dicho y lo guardaba en la caja rosa.
 Lo mismo hacía cuando alguien le decía una palabra desagradable que paralizaba su corazón por un instante, pero esta vez lo guardaba en la caja negra.

En la caja rosa vivían tranquila y cordialmente los :"TE QUIERO" con los  "GRACIAS" que se llevaban muy bien con los "ADELANTE"; "LO LOGRARÁS"; ¡SUERTE!, "QUE TE VALLA BIEN" "¿TE AYUDO? y muchas otras palabras que acarician. 
Cuando la niña  se acercaba a la misma  escuchaba una música suave y contagiosa.
Mientras que en la caja negra discutían fuertemente los: "NO TENGO TIEMPO con los¡VOS NO TE METÁS!!; ¡ASÍ NO SE HACE!, ¡SOS INÚTIL!¡NO TE AGUANTO MÁS! y hasta insultos que no me animo ni  siquiera a escribir. 
Cuando ella se acercaba al recipiente sólo se oían golpes.
A medida que el tiempo pasaba las cajas engordaban y engordaban  hasta que una noche de tormenta  ocurrió algo inesperado:
.
Al pueblo llamado "El Retorno", de donde era oriunda nuestra coleccionista llegó una ráfaga de viento muy fuerte que  se dirigió hasta la casa de Andrea, abrió las ventanas de par en par y en un  giro robó todos los  papelitos que ella guardaba cuidadosamente .
 Después partió por el mismo lugar donde había entrado.
Ella quedó desconcertada mirando desde la cama  lo ocurrido.  Parecía  que la ráfaga tenía un propósito:
"llevar a cada integrante del pueblo sus propias palabras."

Así fue que  en la mañana María se encontró con un mensaje en su ventana  que le deseaba ¡Suerte!  y Andrés con uno que le decía ¡Adelante!. Esto les dio mucha satisfacción y aunque desconocían el origen del misterioso hallazgo  guardaron los papelitos para siempre porque reconocieron sus propios pensamientos.

El problema lo tuvieron los que encontraron al lado suyo un:¡Sos inútil!, ¡No tengo tiempo! o algún insulto porque quedaron paralizados  pensando cuántas veces  habían dicho eso  ellos mismo .
 Esto  les causó  tal  pena que hicieron el propósito de no volverlas a repetir y rompieron  el papelito avergonzados.

Desde ese día los turistas que visitan "El retorno" quieren quedarse a vivir allí, y no es por el paisaje sino por la cordialidad de la gente. .El pueblo ha crecido  muchísimo y estaría muy bueno que fueras a conocerlo.
 Andrea no tiene ni idea que a ella se  debe el cambio de actitud en sus  habitantes. Ahora mismo  está buscando  otra cosa para coleccionar.                                                                                                                                                                           Adriana Helena