"El camino a la Paz no se construye con la ausencia de conflictos, sino con las personas que saben enfrentarlos con armonìa, conociendo sus derechos y respetando los ajenos"
Adriana Helena

domingo, 22 de octubre de 2017

"OLORITO"

                                                                       OLORITO

Este es un cuento un poco oloroso por que es la historia de un pequeño Zorrino llamado Olorito, así que tendrán que perdonarme si en algún momento tienen ganas de taparse la nariz.
Olorito nació en las sierras cordobesas, apenas tuvo el tamaño y la fuerza para salir de casa comenzó a curiosear los alrededores y todo le pareció hermoso.
Se enamoró de las flores y los árboles, de las mariposas y del cielo, de los yuyitos y del pasto para rodar entre ellos y esconderse.
Todas las tardes su mamá peina su hermosa cola rayada, después él le regala una vueltita para robarle nuevas sonrisas y algún otro mimo.
Un tibio atardecer el pequeño zorrino llegó brincando hasta lo alto de la loma donde vive y desde allí tuvo una visión maravillosa:
En la ladera de la misma estaban saltando y escondiéndose entre las flores nada menos que una pequeña perdiz, una peluda liebre y una dientudísima vizcacha.
Cuando el viento trajo sus cantos y rizas Olorito no pudo contenerse y corrió hacia ellas para presentarse y ofrecer su amistad-Llegó y dijo: Hola yo soy Olorito y para confirmarlo mostró con orgullo su gran cola -Después de esto ocurrió el desastre-
En un segundo todos desaparecieron, la perdiz voló al árbol más cercano, la vizcacha se escondió en su cueva y la liebre en tres saltos cruzó toda la montaña.
En todo el campo sólo se escuchaba.....¡ES UUUN ZORRINO!!!!

¡ES UN ZZORRINNOOO!!!!.... a él le pareció que hasta el viento se lo gritaba.
Muy triste llegó a su casa y le contó a mama lo que había ocurrido, ella mirándolo a los ojos le dijo:
¿Sabes qué ocurre hijo?- Los Zorrinos tenemos un olor especial que a otros animales no les gusta, así que en adelante juega sólo con Zorrinos . ¿Si?.
El Pequeño asintió pero quedó pensativo.....
La tarde siguiente se dispuso a encontrar algún zorrino para tener aunque sea "UN" amigo, pero como no lo encontró subió la montaña y en la pendiente estaban nuevamente la liebre, la vizcacha y la perdiz jugando carreritas.
Yo sé que ellas no quieren estar conmigo porque tengo un olor diferente , pero...¿Si me baño?-Pensó Como cerca de donde estaba había una vertiente nuestro amiguito dejó un rato su cola en remojo, la frotó y estrujó enérgicamente pensando que con esto estaría todo solucionado y llegó de nuevo al encuentro.
¿Qué creen?- Se repitió la historia, todos salieron huyendo del lugar mientras gritaban:

     ¡UUNN ZORRIINNOOO!..¡UNN ZORRINNO!!!. 

El pobre quedó en el medio del campo solo más triste que antes.....¿Sería acaso que él nunca tendría amigos?....
Esa noche cuando la mamá del zorrino peinó su cola la notó un poco húmeda, pero el pequeño se negó de hablar del asunto.
El Zorrinín pasó un día y otro buscando alguien de su especie que no apareció, lo que sí apareció de repente fue el deseo de jugar con la perdiz, la liebre y la vizcacha que estaban cazando mariposas- Mirándolas se preguntó:
-¿Y si escondo mi cola? ¿Quién se dará cuenta que soy un zorrino?

Metió su gran col toda arrugada dentro de una lata que encontró, se acercó alegremente y dijo: -Hola soy un gato que quiere jugar con ustedes.
¿por qué tenés esa latita en la cola?- Preguntó la liebre.
-Me la quebré - Contó él- Como le creyeron lo invitaron a compatir la tarde ...Estaba tan feliz de ser aceptado..En un descuido su cola salió como un resorte y la lata cayó en el piso...¡Qué Lástima!- Ocurrió lo de siempre...Quedó nuevamente solo mientras en todo el campo se escuchaba:

         ¡UUNN ZOORRIINOO! :::¡UUN ZORRIINNOO!

Esto fué demasiado para este chiquitín que esta vez se juró a sí mismo no volver a intentarlo.
Cumplió su promesa por más de una semana, hasta la tarde que el sol lo invitó al río. ¿Qué creen ?
Allí estaban otra vez la vizcacha, la liebre y la perdiz estrenando coloridas mallas y cañas de pescar.

Decididamente esto era demasiado para alguien tan deseoso de jugar, quien pensó en envolver su criticada cola con el primer trapo que encontró, cuando lo estaba logrando vio acercarse al río una zorra de cola colorada con pasos sigilosos y mirada cazadora.
En ese momento apareció Olorito que se interpuso entre la zorra y los nadadores.
¿Qué creen?- El peligroso animal al ver al zorrino saluió corriendo mientras gritaba:

         ¡UNN ZORRINNO!...¡UUNN ZORRINOO!.

La perdiz, la liebre y la vizcacha no sabían qué hacer para agradecerle esta valiente acción a su salvador, él explicó que simplemente deseaba tener amigos. Esta vez por supuesto lo aceptaron para siempre y desde esa tarde juegan juntos.
Me contaron que entre las tres le han preparado un perfume de rosas y lavanda a su nuevo compañero, la perdiz las juntó, la vizcacha las trituró y la liebre lo embotelló.

Por las tardes Olorito se coloca unas gotas en su gran cola rayada, pero poquito porque ya se han acostumbrado a su olor, su mamá a veces se pone perfume atrás de las orejas de puro coqueta nomás ....Así que cuando te vuelvan a contar este cuento no tendrás que taparte la nariz.

                                                             Adriana Helena

No hay comentarios:

Publicar un comentario